Sinceramente

Qué bolas.

Qué bolas el discurso de este autoproclamado profesor y qué bolas que el efecto viral de las redes sociales haya logrado destituirlo de su cargo en menos de 48 horas.



Este carajo es un animal.
Puedes tener la opinión que te dé la gana, nadie te lo discute; pero la universidad no es para enseñar tus opiniones como una biblia a seguir, mutilando las opiniones de los pocos alumnos que se atrevieron a expresarla, y mucho menos con insultos.

2 comentarios:

  1. Oh no, pero no caigas tú en lo mismo de él.
    Tolerancia con el hombrecito, tolerancia.

    ResponderEliminar
  2. Tolerancia mis nalgas. (=

    That bastard had it comming ^^

    ResponderEliminar